Return to site

Taking your blessings for granted

Not what we say about our blessings, but how we use them, is the true measure of our thanksgiving.- W.T. Purkiser

Ecclesiastes 7:1 (NIV) A good name is better than fine perfume, and the day of death better than the day of birth.

Have you wondered why we are sad when someone dies and joyful when a child is born? Each act is a blessing and an opportunity to celebrate. In both, we celebrate life. Sometimes, through the pain of childbirth and the pain of death, we lose sight of the blessings. There is a blessing in it all.

The blessings of a new life to care for, nurture and raise. In death, the gratitude of the time and moments gifted with a loved one, even crazy moments spent with those we have lost. The single moments that may now be just wonderful memories. The dash between birth and death is the opportunity to build a lasting legacy. I think about how this is sometimes taken for granted. Spending so much time focusing on what is wrong, focusing on ourselves instead of how to correct the wrong, improve the lives of others, share our blessings, and grow.

You may have heard this before... “it is not how you start that matters, it is how you finish.” Many walk around gloating about all the great things they did, when they do wrong. (Note the past tense.) I ask, which matters most, what you did then or what you do now? Ecclesiastes 7 is filled with many reminders including to never to take our blessings for granted. It also specifically reminds us that your death date tells more than your birth date. Think about this, how would you like to be remembered? Are you living the legacy you would like to leave? I encourage you to read Ecclesiastes 7 in its entirety.

Dear Father,

Thank you for the reminder that the day of my death tells more than my birth date. I pray that all your children take heed to the wisdom shared in Ecclesiastes 7. That they never take their blessings for granted. That they remember that the day of death tells more than the day of birth. That a good name is better than fine perfume. I ask this in your son, Jesus’ name. Amen!

***SPANISH***


No es lo que decimos sobre nuestras bendiciones, sino cómo las usamos, es la verdadera medida de nuestra acción de gracias. - W.T. Purkiser

 

Eclesiastés 7: 1 (NVI) - Vale más el buen nombre que el buen perfume. Vale más el día en que se muere que el día en que se nace.

 

Tomando tus bendiciones por hecho

¿Te has preguntado por qué nos ponemos tristes cuando alguien muere y alegre cuando nace un niño? Cada acto es una bendición y una oportunidad para celebrar. En ambos, celebramos la vida. A veces, a través del dolor del parto y el dolor de la muerte, perdemos de vista de las bendiciones. Hay una bendición en todo.

 

Las bendiciones de una nueva vida para cuidar, nutrir y criar. En la muerte, la gratitud del tiempo y momentos dotados con un ser querido, incluso momentos locos pasados ​​con aquellos que hemos perdido. Los momentos únicos que ahora pueden ser recuerdos maravillosos. La raya entre el nacimiento y la muerte es la oportunidad de construir un legado duradero. Pienso en cómo esto a veces se da por hecho. Pasar tanto tiempo enfocándonos en lo que está mal, concentrándonos en nosotros mismos en lugar de como corregir lo incorrecto, mejorar las vidas de los demás y compartir nuestras bendiciones.

 

Es posible que hayas escuchado esto antes... "no es la forma en que comienzas lo que importa, sino cómo terminas". Muchos caminan regodeándose sobre todas las grandes cosas que hicieron, cuando hacen mal. (Tenga en cuenta el tiempo pasado.) Pregunto, ¿qué es lo más importante, qué hiciste entonces o qué haces ahora? Eclesiastés 7 está lleno de muchos recordatorios incluyendo no dar por hecho nuestras bendiciones. También nos recuerda específicamente que su fecha de fallecimiento dice más que su fecha de nacimiento. Piense en esto, ¿cómo le gustaría que lo recuerden? ¿Estás viviendo el legado que te gustaría dejar? Te animo a leer Eclesiastés 7 en su totalidad.

 

Querido Padre,

 

Gracias por el recordatorio de que el día de mi muerte dice más que mi fecha de nacimiento. Oro para que todos tus hijos presten atención a la sabiduría compartida en Eclesiastés 7. Que nunca den por hecho las bendiciones que tú les das. Que recuerden que el día de la muerte cuenta más que el día del nacimiento. Que un buen nombre es mejor que un buen perfume. Pido esto en el nombre de tu hijo Jesús. ¡Amén!

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly